¿QUÉ ES LA DISLEXIA?

8 de Octubre, Día Mundial de la Dislexia

De forma simple diríamos que es una Alteración de la Lectura y la Escritura sin embargo son muchos los procesos cognitivos que intervienen en el procesamiento de la información leída y escrita.

La persona con dislexia tiene dificultad para leer y/o escribir de forma fluida y sin errores; en algunos casos también afecta a la ortografía y, por lo tanto, a la comprensión lectora y expresión escrita

Se trata de una alteración neurobiológica que se presenta como un Trastorno Específico del Aprendizaje.

Las personas con dislexia tienen una inteligencia normal y, por lo general, también una visión normal. La mayor parte de los niños con esta condición puede tener éxito en la escuela con la ayuda de un especialista logopeda que elabore de forma individualizada un programa de enseñanza especializado. Pero eso no es todo, el apoyo emocional juega un papel esencial para desarrollar una motivación y una autoestima como motor principal en la tarea de aprender.

Además, a pesar del establecimiento único de unos criterios de exclusión e inclusión para establecer el diagnóstico de la dislexia, hay que tener claro que no todos los niños disléxicos presentan las mismas dificultades y/o características. Por tanto, es esencial hacer un diagnóstico exhaustivo y detallado para poder establecer programas de intervención específicos.

El principal problema que tiene la dislexia es que no es compatible con nuestro sistema educativo, pues, dentro de este, todos los aprendizajes se realizan a través del código escrito, por lo cuál el niño disléxico no puede asimilar ciertos contenidos de materias como Conocimiento del Medio, porque no es capaz de llegar a su significado a través de la lectura.

Tal y como señalan enladislexia.net, el niño disléxico debe poner tanto esfuerzo en las tareas de lectoescritura que tiende a fatigarse, a perder la concentración, a distraerse y a rechazar este tipo de tareas. Los padres y profesores procesamos esta conducta como desinterés y presionamos para conseguir mayor esfuerzo, sin comprender que estos niños, realizando estas tareas, se sienten como si de repente, cualquiera de nosotros, nos viéramos inmersos en una clase de escritura china.

¿Qué síntomas se pueden presentar?

  • Lectura lenta con un promedio inferior al que cabría esperar dado su edad y nivel curricular. 
  • Problemas para comprender y expresar lo que ha leído.
  • Dificultad para deletrear palabras. 
  • Dificultad para recordar secuencia o cosa. 
  • Dificultad para leer en voz alta. 
  • Dificultad para resolver problemas de lógico- matemática. 
  • Problemas en la lateralidad.
  • Nociones espaciales y temporales alteradas.
  • Confundir palabras con pronunciación similar.
  • Dificultad para articular o pronunciar palabras.
  • Trasponer las letras, cambiar el orden e invertir números.
  • Lectura con errores y muy laboriosa.
  • Problemas de concentración en la lectura o escritura.
  • Dificultad para seguir instrucciones y aprender rutinas.
  • Problemas en el equilibrio.
  • Problemas de memoria a corto plazo.
  • Dificultades para organizar sus pensamientos.
  • Problemas para mantener la atención.
  • En algunos casos, y más en aquellos mal manejados se presenta la dificultad en el habla.

Vanesa Martínez Córdoba, Logopeda