Crecer pasito a pasito: la psicomotricidad

“Los niños y niñas no juegan para aprender, pero aprenden porque juegan” Jean Piaget.

Estimular la psicomotricidad en los niños a edades tempranas resulta muy beneficioso para su desarrollo físico y psicológico. De hecho, se ha demostrado que los niños que han recibido una estimulación temprana suelen alcanzar más rápido algunas destrezas y habilidades musculares, a la vez que desarrollan más rápido su pensamiento crítico, tienen una memoria mejor y logran mantenerse concentrados durante más tiempo. Sin embargo, estos no son los únicos beneficios de la estimulación psicomotriz temprana en los niños:

  • Facilita la adquisición del esquema corporal permitiendo que el niño sea consciente de su propio cuerpo.
  • Favorece el control muscular y ayuda a que el niño domine su cuerpo y movimientos con mayor facilidad.
  • Contribuye a perfilar el control postural, la lateralidad, el equilibrio, la coordinación y el sentido del espacio.
  • Estimula la percepción y la exploración del entorno.
  • Fomenta el aprendizaje, la concentración y estimula la creatividad.
  • Ayuda a que el niño se oriente en tiempo y espacio.
  • Propicia las relaciones sociales y estimula la expresión emocional.
  • Ayuda a enfrentar y superar algunos temores relacionados con la percepción corporal y las capacidades.
  • Reafirma el autoconcepto y fortalece la autoestima infantil.

Comienza las sesiones de psicomotricidad en un centro que trabaje, de forma integral, todos los ámbitos de desarrollo del niño. En El Centro de Especialidades Vanesa Martínez, encontraréis un programa individualizado que podrá realizar:

  • En Grupos Reducidos de 4 niños
  • En Sesiones Individuales

El programa estará diseñado, puesto en práctica y evaluado por varios profesionales simultáneamente, tratando de ofrecer un servicio integral:

  • Psicóloga
  • Psicopedagoga
  • Logopeda
  • Psicomotricista
  • Maestras de Infantil