¿Quieres que tu hijo consiga todo lo que se proponga?

“Todos somos unos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad de escalar un árbol, vivirá su vida entera creyendo que es estúpido” Albert Einstein

La reeducación psicopedagógica estimula diferentes habilidades cognitivas (atención, memoria, percepción, orientación temporal y visoespacial, lenguaje, razonamiento, metacognición, planificación, flexibilidad cognitiva, etc.). Se basa en fomentar la generación y generalización de estrategias y en el desarrollo de recursos propios, a partir de sus potencialidades, que permitan compensar y mejorar las áreas donde el rendimiento es deficitario o mejorable.

Ante las dificultades de rendimiento académico de nuestros hijos se puede optar por diferentes alternativas que van desde el refuerzo escolar, la matriculación en una academia de estudio o la reeducación psicopedagógica.

A diferencia del refuerzo escolar, La reeducación no se centra única y exclusivamente en el desempeño académico, sino que también interviene en otros factores como:

  1. Recuperación de los aprendizajes: lectura, escritura, cálculo, matemáticas…
  2. Planificación y organización: agenda, horarios de estudio, carpeta, apuntes…
  3. Técnicas y métodos de estudio: pre-lectura, lectura, subrayado, resumen, esquema y estudio.
  4. Preparación de exámenes: (pre-durante-post).
  5. Trabajar la motivación y la autoestima ante las tareas escolares.
  6. Potenciar conductas adecuadas (estar sentado en la silla, acabar las tareas, pensar antes de responder…) y reducir/eliminar las poco adecuadas (comentarios fuera de lugar, levantarse constantemente, no seguir instrucciones, chillar…).
  7. Generalización de las conductas adecuadas a todos los ámbitos problemáticos.